Los Conventos que tuvo la calle de Alcalá - Conocer Madrid
17586
post-template-default,single,single-post,postid-17586,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

Los Conventos que tuvo la calle de Alcalá

En muchas ocasiones, al estar recorriendo Madrid en nuestras visitas, suele ser recurrente y general el comentario de la gente que se asombra de la cantidad de conventos que tuvo Madrid. La realidad es la que es y sobre todo si está apoyada por la historia. Madrid, tras convertirse en capital, será el destino preferido por todas las órdenes religiosas para abrir casa al calor del poder de la Corte. Esta situación se verá favorecida por una nobleza que encontrará un beneficio, no sólo espiritual, en la fundación de estos. También es general, ante la noticia de la desaparición de estos conventos, especialmente durante la Desamortización de Mendizabal de 1836, la queja ante el ingente patrimonio artístico perdido. Así es, el Madrid liberal necesitaba dinero y espacio para desarrollarse pero el precio fue alto.

En relación con estas ideas y para que sirva de ejemplo, vamos a dedicar este artículo a los conventos que desaparecieron en la Calle de Alcalá y que dejaron paso, sobre todo, a los nuevos templos del siglo XX que fueron los bancos.

Con el nº 5. Las Monjas de Vallecas. Nº 16 Las Calatravas. Nº 22 Las Baronesas. La letra O indica el de san Hermenegildo. En la parte baja entre Peligros alta y cedaceros estaría la Hospedería del Paular.

Nuestro punto de partida es la Puerta del Sol. El primer convento que encontramos fue el conocido como las Monjas de Vallecas ubicado en la Alcalá esquina con la calle Peligros (el actual Edificio Generali). Fue fundado en la Villa de Vallecas por Alvar Garci Diez de Rivadeneira en 1473 en la Regla de la Tercera Orden de san Francisco. En 1535 el obispo de Toledo les dio el hábito de san Bernardo y la autorización de trasladarse a Madrid, al parecer por unas incomodidades que padecían en su antiguo edificio vallecano. El mismo arzobispo les compró el terreno donde construyeron su nuevo convento. Tras la desamortización la iglesia fue teatro y posteriormente se construyó un edificio donde estuvo el Café Fornos.

Convento de las Monjas de Vallecas

Justo al otro lado de la calle de Peligros, se ubicará el Real Monasterio de Comendadoras de la Orden de Calatrava. Su origen estaría en Guadalajara, en un beaterio cisterciense de San Salvador de Pinilla, de allí pasaron a Almonacid de Zorita en 1576 por orden de Felipe II, para, finalmente, trasladarse a Madrid en 1623, posiblemente ante las dificultades económicas que estaban pasando. Felipe IV hizo que viniesen, en un principio, al Convento de Santa Isabel. De allí pasaron a la calle Atocha donde residieron hasta tener habilitado su nuevo convento en la calle Alcalá. Según la tradición, se construyó en el solar donde estaba el Palacio del marqués de Chirel, cuya hija fue la primera amante de Felipe IV, con quien tuvo un hijo, Fernando Francisco de Austria que murió prematuramente. El Conde habría cedido el terreno para expiar el pecado de su hija que profesó en la orden. Por este motivo solía recitarse esta copla cuando se pasaba por delante:

Caminante esta que ves
casa, no es quien ser solía;hízola el rey mancebía
para convento después. Lo que un tiempo fue y lo que es aunque con roja seña y título en el umbral, ella lo dice y enseña que casa en la que el rey empeña es la Concepción Real.

Desaparecido el convento tras la Desamortización, por fortuna se salvo el templo gracias a Francisco Silvela que evitó su derribo en 1869.

Iglesia de las Calatravas. Detrás el Edificio Generali donde estuvieron las Monjas de Vallecas.

Si bien no fue un convento, sí que debemos destacar la Hospedería que los cartujos del Paular tuvieron en la Calle Alcalá. Más o menos donde se encontraría el actual Teatro Alcazar. Lo más destacable era su capilla en la que se encontraba la bellísima escultura de San Bruno de Manuel Pereira que hoy podemos disfrutar en la Real Academia de San Fernando.

Manuel Pereira. San Bruno.

Algo más abajo, en lo que sería la actual confluencia con la Gran Vía, se encontraba el Real Convento de San Hermenegildo, de la orden masculina del Carmen Descalzo. Fue fundado en 1586, si bien las obras se extenderán durante todo el siglo XVII y XVIII, cuando se terminó la iglesia.

Convento de san Hermenegildo. Hoy parroquia de San José.

Sin duda fue uno de los más ricos conventos de Madrid. Desafortunadamente sufrió la Desamortización lo que produjo la destrucción del edificio conventual. El templo, afortunadamente, se salvó y a él se trasladó la parroquia de san Andrés que se encontraba en la calle Barquillo. En el lugar donde estaba el convento se construyó el Teatro Apolo que fue destruido para, posteriormente, erigir el Banco Vizcaya.

Parroquia de San José y Teatro Apolo.

El último convento del que hablaremos será el de la Natividad de Nuestra Señora y San José. de monjas carmelitas descalzas que era conocido en Madrid como las Baronesas. Estaba ubicado, más o menos, donde hoy está el Circulo de Bellas Artes. Fue fundado por la baronesa Beatriz de Silveira en 1650 en unas casas donde estuvo el Mesón del Toro. Como todos los edificios citados, desaparecerá tras la Desamortización.

Convento de las Baronesas.

En fin, esto es todo por hoy, ya volveremos a recordar edificios desaparecidos de Madrid.

1Comment
  • Aline
    Posted at 15:01h, 26 marzo Responder

    Gracias

Post A Comment