La Gran Vía I - Conocer Madrid
17617
post-template-default,single,single-post,postid-17617,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

La Gran Vía I

Iniciamos hoy lo que será una serie de artículos dedicados a la Gran Vía, uno de los proyectos más destacados del reinado de Alfonso XIII y que marcó definitivamente el trazado de la zona centro de Madrid.

Ya desde la creación del Proyecto de Carlos María Isidro para ampliar la ciudad de Madrid con el derribo de la cerca de Felipe IV quedó patente la necesidad de crear un eje que atravesase la zona centro de Este a Oeste. Así, ya en 1862, se presentó el proyecto de crear una vía desde lo que hoy es Callao a la Plaza de san Marcial (Plaza de España). De este proyecto sólo se llevó a cabo la explanación de lo que posteriormente será la Plaza de Callao, finalizado en 1868. El periodo del Sexenio Revolucionario paralizará el proyecto que no se retomará hasta 1886 en el que se presenta la propuesta de Carlos Velasco que planteaba un eje desde Alcalá a san Marcial. Este será rechazado por parte del ayuntamiento (véase).

 

Cartel de la zarzuela La Gran Vía

 

Como curiosidad, este proyecto se publicó en un breve programa que se vendía en la Puerta del Sol. Uno de los ejemplares fue adquirido por Felipe Pérez y González, escritor que decidió crear un libreto teatral que finalmente será musicado por Federico Chueca. El 2 de agosto de 1886 se estrenará en el teatro Apolo La Gran Vía con un éxito increíble. Esto provocará que se produzca un debate abierto y acalorado entre partidarios y detractores.

 

La Firma del proyecto de la Gran Vía

Finalmente, el Ayuntamiento de Madrid decidió afrontar el problema de manera directa y encargará el Proyecto de Prolongación de la calle Preciados (así aparecerá oficialmente) a los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Octavio Palacios que aprobará el 26 de octubre de 1898. Se planteaba una calleque uniría Alcalá y San Marcial a través de la Red de san Luis y Callao. Así se pensó en tres tramos: de Alcalá-Red de san Luis (25 m de anchura). Red de san Luis-Callao (Bulevar de 35 metros) y Callao-Plaza de de España (ya estaba pensada su creación. «5 metros de anchura). Sin embargo, el proyecto quedó en suspense, especialmente por lo costoso de la expropiación. No será hasta diez años después, gracias al empeño del entonces alcalde de Madrid, el conde de Peñalver, cuando se retome el proyecto. En 1908 se adjudican las obras y comienzan las expropiaciones. La inauguración de las obras de manera oficial no se producirá hasta el 4 de abril de 1910, cuando su majestad Alfonso XIII proceda a golpear con un pico de plata la pared de la Casa del Cura (la casa por encima de la parroquia de San José).

Alfonso XII con la piqueta

La realización de proyecto estaba fijada en 8 años, con tres fases diferentes que afectaban a los tres tramos que estaban proyectados. Como veremos, se prolongarán muchos más, pues hasta después de la Guerra Civil no se finalizará la obra. Para hacernos una idea de la magnitud de esta gran obra urbanística y posteriormente arquitectónica, demos algunas cifras: la superficie total afectada por las obras fueron de 141.510,48 metros cuadrados, se derruyeron 215 casas y desaparecieron 43 solares, se movieron más de 92.000 metros cúbicos de tierras, se instalaron 14.335 metros de cañerías, desaparecieron 15 calles y 35 se vieron afectadas en su trazado. En fin, una gran obra.

Pasemos ahora ha recorrer y describir  la Gran Vía. Para ello lo haremos centrándonos en cada tramo. Primero hablaremos de lo que había y después, lo que se construyó. Hablaremos de los edificios que se conservan, lo que fueron y lo que son hoy en día….

 

El Primer Tramo de la Gran Vía

Como hemos indicado el primer tramo que se construyó de la Gran Vía fue el que iba de Alcalá a la Red de san Luis. Se comenzó su construcción en 1910 y se dieron por acabadas sus obras de urbanización en 1917 (si bien tardarán en construirse sus edificios algo más). En 1911 ya se habían derribado los 76 edificios que se vieron afectados para su construcción. Para trazar este tramo se usará la antigua calle de San Miguel que unía la la calle Alcalá con la red de san Luis. Es un tramo de cerca de medio kilómetro.

Plano de la Calle de San Miguel y Oratorio de Gracia antes de llevarse a cabo la construcción de la Gran Vía.

la antigua calle San Miguel. La línea blanca marca el área afectada.

En ella se encontraban interesantes e importantes calles y edificaciones que desafortunadamente desaparecieron para siempre. Vamos a recordarlas…

Las calles que se verán modificadas serán la de Victor Hugo, Marqués de Valdeiglesias, Hortaleza, Clavel, Caballero de Gracia, Reina, Montera, Fuencarral y Alcalá.

Entre los edificios que desaparecieron podemos señalar los siguientes.

 

La calle San Miguel

A la entrada de la calle, donde se ubicará el Edificio Metrópolis estaba la Cosa del Ataúd, que recibía su nombre de la forma que tenía su planta.

 

La casa del Ataúd

 

La entrada de la calle San Miguel desde Alcalá

 

Un poco más arriba, entre la calle San Miguel y la entrada de Caballero de Gracia estaba la casa palacio de la duquesa de Sevillano.

 

El palacio de la duquesa de Sevillano

Más arriba, a la altura de la calle Clavel, se encontraba el Colegio de Nuestra Señora de la Presentación, conocido por el vulgo como el colegio de las Niñas de Leganés. Institución creada en 1630 por Andrés Spínola, primo de Ambrosio, marqués de los Balbases, vencedor en Breda. Sin embargo se encargará de su patronato el marqués de Leganés, de ahí el nombre. Estaba destinado al cuidado y amparo de niñas. El templo se atribuye al hermano Bautista y será demolido en 1911. Como nota curiosa cabe destacar entre sus alumnas a Elena Sanz, una de las más famosas cantantes de ópera de l Restauración, que llegará a ser amante del propio Alfonso XII. en otra ocasión le dedicaremos una entrada a su azarosa y desventurada vida.

 

El colegio de las Niñas de Leganés

 

Finalmente cabría destacar, al final de la calle San Miguel, delante de la Red de san Luis, la conocida Casa de Astrearena, propiedad del marqués de Murillo, donde vivía Antonio Cánovas del Castillo antes de casarse y mudarse al final de la calle Serrano, en la conocida Huerta de Cánovas (hoy embajada de EEUU).

Inicios de los derribos. A la derecha el edificio Metrópolis.

 

Comencemos ahora nuestro recorrido por el primer tramo de la Gran Vía:

Ya en el pleno de 1909 este primer tramo recibió su nombre, que será el de Conde de Peñalver, en honor al promotor y materializado de la Gran Vía.

  • nº 1. El conocido por Edifico Grassy fue diseñado por Eladio Ladero (1916-17). Edificio de gran belleza por la combinación de elementos clásicos y elementos cerámicos de gran calidad. En este edificio estuvo la tienda de pianos Aeolian, también el casino Molinero, elegante espacio donde tomar el té. Le sustituyó Grassy, emblemática relojería de Madrid.

 

La Gran Peña

 

 

  • nº 2. La Gran Peña. Obra de Eduardo Gambra y Antonio Zumárraga (1914-16). Este club, al modo inglés, comenzó su andadura en 1869 en el Café Suizo. Pronto alcanzó notoriedad e importancia por la calidad de sus miembros y esta se materializó en este bello edificio. Donde destaca su biblioteca y terraza. Como aspecto anecdótico es en sus muros exteriores donde se encuentra la placa que conmemora el inicio de las obras en 1910. En la actualidad el La Gran Peña tiene arrendado parte del edificio al hotel The Principal.

 

  • nº 4 y 6. Edificios diseñados por José Mendoza y Ussía y José Aragón Pradera para el Banco Urquijo entre 1917 y 1919. Son un perfecto ejemplo de la arquitectura de estilo internacional de este primer tramo de la Gran Vía.

 

  • nº 7 y 9. Ambos edificios fueron construidos por la compañía de seguros La Estrella y proyectados por Eduardo Reynals (1917-22) en un característico estilo neorenacentista tan propio de Reynals. En el 9 estuvo la famosa librería Pueyo y también el café El Abra.

 

 

  • nº 8. Diseñada por Francisco Pérez de los Ríos, el mayor interés de este edificio es que tiene el honor de haber sido el primero que se finalizó en la Gran Vía en 1916. En sus bajos estuvo la famosa confitería Aquiles Caserta desde 1917. Hoy es edificio de oficinas y en su planta de calle está ubicada la mítica tienda de Loewe.

 

  • nº 10. Junto con el nº 12 fueron también diseñados por Eduardo Reynals en un gusto neorenacentista. En la plata baja abrió en los años 30 el bar Chicote por el célebre Pedro Chicote. El espacio interior lo diseñó Luis Gutierrez Soto.

 

El Casino Militar

  • nº 13. En este número, esquina a clavel, se encuentra el Casino Militar. Diseñado por Eduardo Sánchez de Eznarriaga (1916-17) e inaugurado por el propio Alfonso XIII. Es un bello edificio que conserva aún su decoración original, en especial la bella marquesina de hierro que ya no conserva ninguno de sus compañeros de la calle.

 

El ábside de Caballero de Gracia

  • nº17. En este número nos encontramos uno de los edificios más singulares pues se proyecto teniendo en cuenta el ábside del Oratorio de Caballero de Gracia y así salvar este bello edificio de Juan de Villanueva (1795). Carlos Duque diseñó en 1916 un edificio a modo de arco de triunfo en el que el hueco del arco es el abside del templo.
  • nº 18. El arquitecto Felipe de Sala Blanco, bajo el proyecto de Eduardo Reynals, edificio este edificio ecléctico para alojar en el él al Hotel Roma.

 

Los antiguos Almacenes Rodríguez

  • nº 19. En la actualidad están aquí los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, en su anodino, por no decir feo, edificio administrativo que se construyó en 1977. En su solar se levantó en 1921 la sede de los Almacenes Rodríguez (diseño de Modesto López Otero), uno de los primeros establecimientos de este tipo que tuvo la Gran Vía.

 

Círculo de la Unión Mercantil e Industrial

  • nº 24. Joaquín y Luis Sáinz de los terreros proyectaron este edificio entre 1918-24 para el Círculo de la Unión Mercantil. Fue inaugurado por Alfonso XIII y Miguel Primo de Rivera en el año de su finalización. Era un edificio de bella factura que las reformas posteriores han convertido en más simple y anodino.

Llegamos, aquí al final de la primera parte de nuestro recorrido. Espero os haya gustado.

Continuaremos……

1Comment
  • Aline
    Posted at 15:53h, 01 abril Responder

    Gracias

Post A Comment